Seguir:
Facebook
Twitter

información


 


Alerta de género en
Ometepec: en ceros

 

Eduardo Añorve

 

 

 

Omar Estrada. Mutis. [Foto: E. Añorve / Archivo]

 

 

 

 

Aunque en días previos a que el gobierno de Guerrero (de manera oportunista) y el federal declaran la alerta de género para ocho municipios del estado de Guerrero (dos de la Costa Chica), una funcionaria al servicio del Ayuntamiento de Ometepec, Yareth Saraí Pineda Arce (cuyo nombramiento y funciones públicas se desconocen), y un grupo de ediles salieron a declarar en público que en Ometepec existe violencia contra las mujeres (en esta caso, política) y a denunciar que han sido atacadas, el presidente municipal, Omar Estrada Bustos no dicho ni mú.

El 28 de mayo, Pineda Arce, en una conferencia auspiciada por la Red para el Avance Político de las Mujeres Guerrerenses, en Chilpancingo, declaró que estaba siendo sometida a violencia de género por motivos políticos: «Desde hace ya un tiempo he venido recibiendo algunas agresiones por medios impresos y por páginas de perfiles falsos en las redes sociales, en las que exhiben, exponen y ponen en duda la… ponen en tela de juicio la moralidad con la que yo me he conducido desde hace tiempo en mi trabajo. Así mismo, he tenido yo agresiones de gente que se, pues, disfraza o se pone de… en perfiles falsos para atacarme. Todo esto ha sido un contenido agresivo e intencionado y llevando afectaciones no sólo morales sino también sociales y familiares, no sólo a mí, sino a todos y todas las que involucran en esas… en esas exposiciones que hacen en los medios. Todo esto, como ya lo acaban de comentar las compañeras, corresponde a violencia política de género».

Un día después, el 29 de mayo, las cinco mujeres ediles del Cabildo de Ometepec (la síndico procuradora y las cuatro regidoras, Yolanda Bodabilla Toledo, Elizabeth Montero Leyva, Rosario Montero Vázquez, Yanireth Rendón Díaz y Sandra Román Guillén) ofrecieron una conferencia ante los medios de comunicación, donde expusieron que el Ayuntamiento actuaría legalmente para que se investiguen los ataques que a través de redes sociales se han dado en contra de tres de ellas y, además, que se castiguen.

En esa ocasión, la síndico procuradora Bobadilla Toledo expuso: «En este caso, yo considero que mis compañeras, en este momento se sienten totalmente, incluso, en cierta manera, desprotegidas por la cuestión… aquí en el gobierno, ¿no? Porque han pasado cosas y no se dice nada».

Aunque nunca más informaron sobre las acciones legales que tomaron estas ediles –a quienes avalaban sus compañeros del Cabildo de Ometepec–, trascendió que el presidente Estrada Bustos mandó a hacer una serie de indagaciones para dar con el o los presuntos responsables de realizar estas campañas de ataques y desprestigio contra la funcionaria mencionada y contra tres regidoras (Rendón Díaz, Montero Leyva y Román Guillén), concluyéndose en un primer momento en que un exchofer del presidente que tenía acceso a su teléfono hizo capturas de pantalla y difundió en las redes sociales presuntas conversaciones entre aquél y la funcionaria Pineda Arce, donde ambos se burlarían de algunas regidoras, de manera particular, y del Cabildo, además de que exponían presuntos desvíos de recursos a cargo del presidente, y sobre los amoríos entre ellos, los cuales tendrían como producto un hijo.

Sin embargo, posteriormente trascendería que Omar Estrada Bustos y su equipo llegaron a darse cuenta de que esa conclusión eran falsa y que, en realidad, sería un grupo de trabajadoras del Ayuntamiento despedidas por no someterse a las decisiones de Pineda Arce –quien en ese momento fungía como supra coordinadora de las coordinaciones del Ayuntamiento de Ometepec, despachando en oficinas alternas, no oficiales–, las que habrían fabricado esas presuntas conversaciones, además de elaborar un comunicado donde se describían los amoríos entre el presidente y varias funcionarias del Ayuntamiento, así como con otras mujeres.

Con base en estas ideas, sería la oficial mayor del Ayuntamiento, Selene Mendoza Baños, quien interpondría una demanda penal en contra de las trabajadoras despedidas, por órdenes del presidente, según trascendió.

Por otro lado, en este lapso transcurrido desde que se decretó alerta de género por los dos gobiernos, en Ometepec ha ocurrido un asesinato más en el que se presume violencia de género, sumando con él 9 crímenes en el año y medio en que el perredista Estrada Bustos está al frente del Ayuntamiento.

Pero, de manera oficial, ninguna de las partes que se dijeron afectadas ha tomado con responsabilidad el que Ometepec haya sido incluido en la alerta de género (por el gobierno del estado y por el federal, 21 y 22 de junio, respectivamente) para solicitar y conseguir que se implementen el Sistema Municipal de Igualdad entre Mujeres y Hombres y el Sistema Municipal para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres, ni el propio presidente, quien no sólo no ha actuado, sino, sobre el tema, públicamente no ha dicho ni mú.

A menos que todo lo estén manejando en secreto.

 

 

 

anterior - índice - siguiente

 

 

 

 

 

 

 

C O M E N T A R I O S