Información
Felipe Torres Cruz:

ENTREVISTA EN EL UMBRAL DE LA MUERTE

Militares en la sierra de Tecpan. Rechazo. [Foto: Hercilia Castro]

A+
A-

A Felipe Torres Cruz lo asesinaron en una emboscada el domingo 9 de este mes, al día siguiente de manifestar su respaldo al ingreso el 3 de diciembre de la policía comunitaria de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) a Santa Rosa, municipio de Tecpan de Galeana. Felipe era hermano del ecologista Javier Torres Cruz, asesinado tras denunciar en 2009 al exalcalde Rogaciano Alba Álvarez como autor intelectual del crimen de la defensora de derechos humanos Digna Ochoa y Plácido, que llevaba el caso de los ecologistas de Petatlán.

Originarios de La Morena, comunidad en la sierra alta de Petatlán, los Torres han sido personajes clave para entender la lucha de los pueblos petatlecos en la defensa de los bosques y de su tierra.

El sábado 8 de diciembre, Felipe platicó con Trinchera de las razones por las que se armaron y de su exhorto al gobierno federal para que detuviera a las bandas delincuenciales que azotan desde hace años la sierra petatleca, entre otros temas.

 

A las tres de la tarde suena el celular. «¿Ercelia (Hercilia)?, soy Felipe, necesitamos tu ayuda, nos tienen amenazados la gente del Ruso», suelta Felipe Torres sin más.

En esa llamada, una vez más Felipe pide ayuda del gobierno, ahora del recién estrenado que encabeza Andrés Manuel López Obrador.

La recepción de la señal telefónica es deficiente en la zona donde me encuentro, y la plática se entrecorta, pero alcanzo a captar a un desesperado Felipe Torres que trata de ser escuchado, un Felipe Torres que esta vez acepta que se han armado y se unen a los comunitarios.

«Te voy a hablar al ‘chile’, Ercelia, te voy a hablar con la verdad: nosotros estamos armados, pero porque ya nos cansamos de tantas chingaderas… nosotros apoyamos a los comunitarios», dijo.

Y aclaró: «Nosotros no buscamos ‘plata’, no queremos ‘plata’, queremos la tranquilidad de los pueblos. Nosotros queremos que incluso la Guardia Nacional, los marinos, vengan con nosotros y vean las reacciones que hay. Pero que vean que vamos a usar las armas contra las lacras, porque ya nos cansamos de que maten a nuestra gente, ya nos cansamos de tanta chingadera; y vamos a necesitar ayuda de la gendarmería, de la Marina, de la Guardia Nacional, porque vamos a necesitar el apoyo. Y también para que sepan lo que vamos a hacer», dijo.

Admitió que no tienen contabilizados los ranchos quemados y los desaparecidos que hay en la región, pero dijo que las comunidades afectadas eran El Camalote, La Calera, El Parazal, La Botella 1 y 2,  Los Limones, Barranca del Bálsamo, Zapotillo, El Roblar, La Florida, entre otras.

 

Las armas

 

«Mucha gente ha agarrado las armas y se ha unido a las comunitarias; te voy a decir por qué. Porque ya están cansadas; pero ya con la policía comunitaria ya hay un respaldo, porque ya hay un acercamiento para poder defendernos. Y eso es un gran avance», explicó.

Sobre los rumores de que es una narcocomunitaria, justificó: «Yo creo que mucha gente que va a verse afectada, obvio, va a decir que es una narcocomunitaria; pero si fuéramos delincuentes, cualquier cosa que pueda decir la gente, hubiéramos buscado el apoyo de algún cártel; yo sé que si buscamos el apoyo de algún cártel… está ahí El Ruso y su gente. Pero nosotros no queremos eso, nosotros lo que queremos es la tranquilidad de los pueblos, la tranquilidad de su gente, que se le brinde el apoyo a los pueblos».

»Queremos que el gobierno sepa por qué vamos a pelear, por qué vamos armados, por qué queremos acabar con los delincuentes, con la delincuencia que estamos viviendo en Petatlán. Nosotros queremos que sepa el presidente Andrés Manuel López Obrador, que nos ayude, que ayude a controlar desde el gobierno… que también… que si no nos va a apoyar, que no nos chingue», dijo.

De las declaraciones del gobernador Héctor Astudillo contra las comunitarias y el peligro que representan, dijo: «Creo que el gobernador está equivocado… ¿por qué no viene y se sienta a escuchar? No ha mandado a ningún comisionado a escuchar a la gente. ¿Por qué no han venido a darle protección a la gente humilde, no como a un turista, que para él un turista debe ser más protegido?.

»Nosotros no somos secuestradores, nunca hemos matado a nadie, no hemos dañado a nadie; somos campesinos, somos ganaderos; entonces, creo que al gobernador no le hemos preocupado nosotros, no le ha importado la gente; quiere proteger al turismo, pero tampoco ha sabido controlar a la delincuencia. Si el gobernador quisiera poner un alto a la delincuencia y que vinieran aquí (a la sierra de Petatlán), nosotros que conocemos a la gente, le diríamos: “vente por aquí, por aquí podemos chingarnos a estos. Tú te chingas estos otros; nosotros nos chingamos a otros”. Y así terminaría con la delincuencia», subrayó.

De los recursos naturales que se han visto afectados «por los grupos criminales, como el agua y el bosque, y que el pasado 3 de diciembre, al surgimiento de la Policía Ciudadana Comunitaria, denunciaron que se han visto afectadas, tan sólo en Coyuca de Catalán 17 mil hectáreas de árboles madereros y sigue la deforestación, opinó: «Yo creo que ese problema no se ha acabado; ese problema lleva muchos años».

»En este caso creo que lleva mucha responsabilidad el gobierno federal y estatal; deben de acercarse a las comunitarias… nosotros llevamos seis años pidiendo que nos arreglen la carretera… la hemos ido arreglando entre nosotros… la luz… ahorita no tenemos luz, nos han cortado la luz… estamos abandonados por las autoridades. Y de eso no se ha preocupado el gobernador.

»Nosotros tenemos seis años de que estamos restringidos, todo desde El Gavilán, y ahora con El Ruso. Yo creo que la violencia inició desde 1999, porque desde entonces se ha luchado contra el robo de maderas; y muchos problemas son por cuestiones políticas».

 

Más que acuerdo, no tuvimos otra opción

 

De unirse a la comunitaria de Santa Rosa, explicó: «Más que acuerdo, no tuvimos otra opción. Y el motivo es por el grado al que se ha disparado la violencia, más por lo que ha pasado La Botella. Hay desaparecidos, hay ejecuciones; no hay maestros, ya no pueden subir; no tenemos luz, no surte la Conasupo, no hay comedera, no dejan subir comedera, y la gente no puede bajar.

»De eso te hablo desde el día 1 de septiembre. Pero en julio ya empezaba la situación de aislamiento, de verse que se quería perjudicar a la sierra, con esta gente de Isael Viveros García, que es jefe del Ruso, y también hay uno que se llama Cervando Bautista», acusó.

De las acusaciones en su contra, de que es un matón en la zona, Torres Cruz externó: «Yo creo que hay mucha gente en la región que me conoce, creo que si fuera un asesino o un hombre lacra, el pueblo no me habría de apoyar. Pero me conocen, y lo que se dice en las redes sociales, y yo creo que el gobierno tiene la capacidad de investigar no sólo en las redes.

»Hay mucha gente que simpatiza con nosotros, como la de Vallecitos (sierra de Zihuatanejo); también la gente de Coahuayutla y parte de La Unión y de Zirándaro. Nosotros lo que queremos es que haya apoyo del gobierno, no queremos problemas con el gobierno. Y precisamente por eso estamos surgiendo como comunitaria», argumentó Torres Cruz.

COMPARTIR:

EnTwitter EnFacebook EnGoogle+
anterior | INDICE | siguiente

Ediciones anteriores

Close