INFORMACIóN #945

El 13 de abril de 2012, el ahora expresidente Enrique Peña Nieto estuvo en Chilpancingo y en Acapulco como parte de su campaña a la presidencia del país. Ese día, en la capital, asumió su compromiso número 20 de un total de 266 que hizo en todo el país y que firmó ante notario público. En Chilpancingo su compromiso fue dotar de agua suficiente, e igual, lo firmó ante el notario Emilio Ortiz Uribe.
A lo largo del gobierno de Enrique Peña Nieto, la violencia en Chilapa se recrudeció a niveles sin precedente en este municipio de la Montaña baja, al grado de colocarlo entre los municipios más violentos de Guerrero y del país. Se podría decir que de nada sirvieron los operativos implementados desde la Federación con todas la fuerzas del Estado, durante el sexenio que finalizó este 30 de noviembre.
El día esperado llegó. Después de años de lucha, de larga espera de un nuevo gobierno, la llegada de Andrés Manuel López Obrador se convirtió en un festejo colectivo en el que la multitud colmó el zócalo capitalino.
En México, los pueblos indígenas han recorrido un largo camino en permanente resistencia contra proyectos de Estado que los excluyen; en las últimas cuatro décadas el modelo económico neoliberal ha enfatizado las desigualdades de esta población, según expertos en la materia.

COMPARTIR:

EnTwitter EnFacebook EnGoogle+

Ediciones anteriores

Close