Información
Nueva legislatura local:

LA SOMBRA DEL NARCO

Servando de Jesús Salgado (al centro). Estigma. [Foto: Internet]

A+
A-

*

- Dicen que suba, que no va a haber problema.

Con este «permiso», la candidata a diputada local en una zona dominada por un grupo del crimen organizado, subió a tres de las comunidades más peligrosas de su distrito.

Aunque tuvo luz verde para platicar lo que haría al llegar al Congreso, había ciertas restricciones. No podía ir casa por casa, como lo hacía en la cabecera y en otras comunidades. Sólo podía hablar en reuniones de varias personas.

Cuando llegó a la entrada del primer pueblo, se topó con un retén de unos siete muchachos muy jóvenes, de 15 ó 17 años, con armas largas a la espalda. Se identificó y la dejaron pasar. La gente se reunió en la comisaría y la escuchó atenta; incluso, le contaron algunos de sus problemas, como lo tarde que les llega el fertilizante, la falta de agua, la falta de medicinas. Todo esto, bajo la mirada atenta de un grupo de jóvenes armados. La violencia no fue tema.

La candidata que compartió esta información iba ganando la noche del 1 de julio, con amplia ventaja. De hecho, el Programa de Resultados Preliminares (PREP) la dio como ganadora. Pero durante la madrugada comenzaron a llegar los resultados de las comunidades más alejadas, en las que habrían votado todos los que estaban en la lista nominal. Cero abstención y votos nulos. Todos esos sufragios eran para un solo candidato, al que finalmente el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) entregó constancia de mayoría.

Quien «ganó» será uno de los 46 diputados de la LXII Legislatura local.

 

**

La legislatura 62 que entra en funciones el próximo 1 de septiembre tendrá varias peculiaridades. Una de ellas, escandalosa.

Al parecer, los grupos del crimen organizado que operan en Guerrero tendrán diputados que los representen, de acuerdo a los testimonios de varios actores políticos que participaron en este proceso electoral. A esos que llegan, los hicieron ganar, a como diera lugar.

También será el primer Congreso en el que la fracción mayoritaria proviene de un partido nuevo. De la mano del Morena llega mucha sangre nueva, aunque en varios casos, hay detrás gente proveniente de añejos grupos de poder.

Y lo de siempre: los dinosaurios de la política estarán de nuevo aquí, algunos por tercera ocasión.   

 

*

Ya había poca luz, cuando los funcionarios de casilla, sin la presencia de representantes electorales porque el grupo que manda aquí no permitió su presencia, comenzaron a contar los votos. La gente de este pueblo tenía una instrucción: en las posiciones federales podían votar con libertad, pero para diputado local y alcalde, les dijeron por quién.  

Este es un pueblo pequeño; la lista de electores lo es aún más. Para diputado local sufragaron como era la orden, pero hubo nueve votos para un candidato a la presidencia municipal que no les habían dicho. Los ciudadanos que se quedaron a ver el conteo intercambiaron miradas de preocupación. 

Días después, «el jefe» de ese pequeño lugar mandó llamar a todos a la cancha deportiva. «¿Quiénes fueron esos jijos de su puta madre que nos desobedecieron?», les gritó iracundo. En este pueblo había en  2014 más de 500 habitantes, pero en 2015 hubo varias incursiones violentas de un grupo que venía a disputar  esta «plaza», como llama el crimen a un territorio bajo control o en disputa. En consecuencia, más de la mitad de los habitantes se fueron a vivir a otro lado, después que por lo menos unos 50 pobladores habían sido asesinados por los ajustes de cuentas entre los dos grupos.

«El jefe» exigió el nombre de los desobedientes. Como nadie habló, ordenó a sus jóvenes vigilantes a no dejar salir a nadie del pueblo, mientras no se conozcan los nombres de los nueve. Nadie ha salido. Los víveres se están agotando.

 

**

De las nuevas caras que habrá en el Congreso local, sobresale la de Servando de Jesús Salgado Guzmán, alias El tigre de la sierra. Llega por la vía plurinominal, gracias al Partido del Trabajo, liderado por Victoriano Wences Real, quien en Guerrero se negó a ir en coalición con Morena y el Partido Encuentro Social.

Aprovechando su liderazgo en el Consejo de Autotransportes del Estado de Guerrero, Salgado Guzmán tapizó los medallones del transporte local con los rostros de él y de su hermana, María Eugenia Salgado Guzmán, quien iba como candidata a alcaldía capitalina, también por el PT.

En mayo pasado, filtraron en las redes sociales un video en el que aparece Salgado Guzmán en una plática con Isaac Navarrete Celis, conocido como El señor de la I, a quien las autoridades de justicia le adjudican el liderazgo del Cártel de la Sierra, que opera en los municipios de la zona Centro, principalmente Eduardo Neri (Zumpango), Heliodoro Castillo (Tlacotepec), Leonardo Bravo (Chichihualco), y Chilpancingo.

En la plática, Salgado ofrece a Navarrete un convenio entre organizaciones para detener las ejecuciones en la capital. Al parecer, la conversación es parte del  documental The Trade, que se transmite por capítulos en Estados Unidos y que gira en torno al nacimiento de los cárteles de la droga en el estado de Guerrero.

Otro diputado de la 62 Legislatura será Olaguer Hernández Flores, quien regresa al Congreso por segunda vez, de nuevo postulado por el PRI, partido por el que también fue alcalde del municipio de Heliodoro Castillo, cuya cabecera, Tlacotepec, fue rebautizada como Narcotepec, por la gran producción de marihuana y amapola del municipio.

En mayo de 2014, durante su primer periodo como diputado local, Hernández Flores fue secuestrado en la capital y liberado tres días después. Las autoridades dieron a conocer que a Hernández Flores lo habían secuestrado Los Rojos, grupo criminal que también se disputa los municipios de la zona Centro.

Olaguer Hernández es uno de los candidatos a diputado local por el que instruyeron votar en los pueblos de la sierra, principalmente de Leonardo Bravo y Heliodoro Castillo, los municipios donde el Cártel de la Sierra nació y sentó sus reales.

Los Rojos y El Cártel del Sur, de acuerdo a información de las autoridades judiciales, tuvieron una disputa por el control de diversas áreas de la Zona Centro; sin embargo, hay indicios de que ambos cárteles hicieron una alianza para hacer frente al grupo de criminales conocido como Guerreros Unidos.

Salgado y Hernández tendrán como compañero camaral a Bernardo Ortega Jiménez, quien con esta suma tres legislaturas en el Congreso local, además de que también ya ha sido alcalde de su municipio, Quechultenango, en dos ocasiones.

Ortega, incluso, ha sido el coordinador de su bancada, en el PRD, cuando este partido fue mayoría en el Congreso, y en consecuencia líder camaral. Ortega carga una sombra funesta en sus espaldas. Sus hermanos y su progenitor son conocidos como Los Ardillos, otro grupo de criminales que han ocasionado violencia en la Zona Centro del estado, en este caso en los municipios de Quechultenango, Mochitlán, Tixtla y Chilapa.

Ortega, una y otra vez, se ha deslindado de sus hermanos y sus actividades criminales. Pero en los municipios con fuerte presencia de Los Ardillos, los criminales del grupo instruyeron a la población que debía votar, precisamente, por Bernardo.

Un caso muy especial lo representa Celeste Mora Eguiluz, quien llega por primera vez al Congreso, bajo las siglas de la coalición Por Guerrero al Frente (PAN-PRD-MC), pero forma parte de una familia en la que el padre, Martín Mora, ha sido diputado federal, diputado local, dirigente estatal del PRD y es presidente municipal electo de Tlalchapa.

Y la madre, Guadalupe Eguiluz, ha sido diputada local y dos veces presidenta municipal de Tlalchapa. Por si fuera poco, su hermana Amalia es la actual presidenta municipal de ese municipio de la Tierra Caliente.

En el distrito 18 local de Tierra Caliente, que comprende los municipios de Tlalchapa, Arcelia, Pungarbato (Ciudad Altamirano), Tlapehuala y Cutzamala de Pinzón, Silvia Rivera Carbajal, quien era diputada federal por el PRI, pero se postuló por el Morena, renunció a seguir adelante con sus aspiraciones.

Rivera Carbajal denunció que recibió amenazas de muerte y responsabilizó de éstas a la familia Mora-Eguiluz, la que nunca ha sido molestada por parte de los grupos delincuenciales de la zona, dijo, aunque llevan años heredándose la presidencia municipal de Tlalchapa de madre a hija y ahora al padre. Este distrito era uno de los principales ‘focos rojos’ en estas elecciones. Ahí, quien se ha hecho del territorio a sangre y fuego es el grupo conocido como La Familia Michoacana.

Alicia Zamora Villalva es un caso que se cocina muy aparte. La priísta llega por tercera vez al Congreso, tras participar en una contienda en Chilapa y José Joaquín de Herrera, ambos del 25 distrito local,  en la que privó la sangre y la violencia.

El día de la jornada electoral, tras recibir el último voto en las urnas, a algunas casillas llegaron gentes que no pertenecían al Instituto Electoral y de Participación Ciudadana  y cerraron con candados los edificios públicos en los que se instaló la paquetería. Así se llevó a cabo el conteo de votos.

Previo a la definición de las candidaturas en los partidos políticos, en esta zona fueron asesinadas dos mujeres que aspiraban a ser las candidatas del PRI y del PRD.

En esos municipios que comprende el distrito 25, principalmente en Chilapa, existe una disputa encarnizada por el control del territorio entre Los Rojos y Los Ardillos. De hecho, la elección que ahí se desarrolló pareció una disputa entre los dos cárteles. Ahí, los criminales de uno y otro bando, instruyeron, en el caso de Los Rojos, que se debía votar por Alicia Zamora, y en el caso de Los Ardillos, llamaron a hacerlo por Aracely García Lagunas, quien quedó en segundo sitio.

Así es como llegarán a la LXII Legislatura ‘tiburones’ de la política como el priista Héctor Apreza Patrón, quien también tendrá su tercera participación en el Congreso local. Estarán en la próxima legislatura otros que nunca habían participado en elecciones, como el periodista Ossiel Pacheco, quien llega de la mano de Morena, y Norma Otilia Hernández Martínez, por el mismo partido.

Cuando Hernández Martínez ganó la contienda por el distrito 01, con cabecera en la capital, lo primero que hizo fue encabezar una marcha para apoyar al restituido alcalde de Chilpancingo, el priísta Marco Antonio Leyva Mena, quien mantiene una lucha en las entrañas del PRI, nada menos que con el gobernador Héctor Astudillo Flores.

Una seguidora de la candidata a la alcaldía de Chilpancingo por parte del PRI, Beatriz Vélez, la que salió perdedora en esta contienda, indicó que durante la campaña, a veces les pedían ir a apoyar las actividades de Norma Otilia Hernández Martínez.

Otros que llegan por primera aunque no precisamente sean nuevos en las tareas políticas, son Heriberto Huicochea Vázquez, del PRI, quien como Apreza, llega por la vía plurinominal.

A la 62 legislatura llegará por sólo unos días el morenista Pablo Sandoval Ballesteros, quien antes de ser nombrado por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador como coordinador del gobierno federal en Guerrero, sonaba como candidato a coordinar su bancada, y en consecuencia a ser el líder camaral.

Esta es la primera vez que Sandoval llega al Congreso, pero ya es su segunda participación en una elección. La primera ocurrió en 2015, cuando Morena iba naciendo y él fue candidato a gobernador.

La designación de López Obrador en la coordinación del gobierno federal lo obliga a solicitar licencia al Congreso, al que llegó al ser incluido en la tercera posición de las plurinominales por parte del Consejo Nacional de Elecciones de su partido. Pero también se había anotado en la lista de diputados plurinominales federales y peleó la senaduría. Sandoval parecía la antítesis del llamado de López Obrador a aquellos que buscaban puestos. «Quien quiera uno que se vaya al mercado», decía en todas las plazas el candidato presidencial.

Aunque Sandoval no se queda en su curul, podría llegar a la coordinación de la bancada, Luis Enrique Ríos Saucedo, su suplente, quien no es guerrerense, sino del Estado de México.

 

**

Esta es otra zona del estado,  en la que por precaución, uno de los candidatos a diputado local no quería hacer campaña en las localidades que, como se sabe en esos rumbos, son el bastión de otro cartel local.

Pero «el jefe» de esa plaza le mandó un mensaje.

«Me mandaron decir que podía ir, que nadie de nosotros del equipo iba a correr peligro», reveló el candidato.

En algunos de esos pueblos, la gente con la que platicaba era sincera. Le decían que los habían dejado en libertad de votar por lo federal como quisieran, desde la Presidencia hasta la diputación,  pero que en lo local, había indicaciones de a quiénes debían apoyar. Les compartieron por quiénes estaban pidiendo el voto.

Durante casi sesenta días que duró la campaña no fueron molestados.

«Hasta parecía una invención de que en esos pueblos hubiera un grupo de esas características; nadie nos molestaba y no veíamos hombres armados, aunque regresábamos muy noche».

Los vieron hasta la recta final.

«Llegamos a un pueblo, y tan pronto como nos estacionamos, dos camionetas repletas de hombres armados aparecieron, una se puso adelante y la otra atrás. No nos dijeron nada, pero nos estuvieron vigilando todo el rato. Nos movimos de ahí para otra reunión y nos hicieron lo mismo. Con esa acción vimos que el ofrecimiento que nos habían hecho ya había cambiado, así que no regresamos más».

En el distrito ganó el diputado local por quien había sido la instrucción que se iba a votar, al igual que los candidatos a alcaldes.

El IEPC entregó las constancias de mayoría respectivas a todos esos candidatos. En todos estos casos no se presentó ninguna impugnación.

COMPARTIR:

EnTwitter EnFacebook EnGoogle+
anterior | INDICE | siguiente

Ediciones anteriores

Close