Información
Zihuatanejo:

LOS ESTRAGOS DE LA NARCOVIOLENCIA

Familiares de detenidos en Zihuatanejo. Las otras víctimas. [Foto: Hercilia Castro]

A+
A-

Los noticieros amanecen con la noticia de los 16 muertos en Zihuatanejo. Desde temprana hora llaman a sus corresponsales para saber los detalles. diez civiles armados abatidos por la policía Estatal en el poblado El Coacoyul, y seis policías estatales acribillados en una emboscada mientras regresaban de Las Mesillas, en la parte serrana del municipio.

En el primer evento violento, en la comunidad de El Coacoyul, un grupo de estatales se enfrentó a hombres armados. La refriega duró unos 30 minutos, según datos de la Secretaría de Seguridad Pública del estado.

Datos oficiales señalaron que a las 5:00 de la tarde del martes 17, policías estatales que efectuaban recorridos en brechas de terracería en La Quebradora de El Coacoyul, se encontraron con hombres armados, por lo que inició el intercambio de balas.

El segundo hecho violento, tuvo lugar en la comunidad Las Mesillas, aproximadamente a las 18:00 horas, en la sierra baja del municipio de Zihuatanejo. Fue una emboscada cuando una patrulla de la policía estatal con seis elementos fue atacada por hombres armados.

En el comunicado de prensa, el portavoz del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, explicó: «La Fiscalía General del Estado inició la investigación por estos hechos y no descartó la posibilidad de que la emboscada haya sido una reacción al enfrentamiento en el punto cercano a la comunidad de El Coacoyul, municipio de Zihuatanejo de Azueta».

En el transcurso de ese día, medios locales, nacionales e internacionales ya daban la exorbitante cifra: 16 muertos en uno de los puntos turísticos del Triángulo del Sol.

En unas horas, Acapulco quedó relegado al segundo lugar en muertes violentas, dejando en la marquesina a Zihuatanejo como la ciudad más violenta. Aunque meses antes ocupaba el cuarto lugar de municipios más violentos en Guerrero.

Al inicio, la información era confusa, pues en los hechos de El Coacoyul se reportó la baja de tres presuntos delincuentes, civiles armados: «Tres civiles fueron abatidos al inicio, el fuego continuó durante una hora hasta que llegaron en apoyo elementos de la policía federal, ministerial, Armada de México y Ejército Mexicano que en conjunto lograron siete bajas más contra el grupo armado y además, un policía ministerial resultó herido».

De la emboscada en Las Mesillas, Álvarez Heredia Álvarez informó que ocurrió el martes a las 17:45 horas, cuando elementos de la Policía del Estado que regresaban de cumplir con acciones de resguardo y protección a nueve familias bajo riesgo que cuentan con medidas cautelares en favor de 54 personas, entre adultos y niños, cuando fueron emboscados sobre la carretera estatal, a la altura de la comunidad de Las Mesillas, municipio de Zihuatanejo de Azueta, siendo privados de la vida los seis elementos que estaban a bordo de la patrulla asignada.

En la Funeraria del Pacífico, ubicada en el puerto, los familiares de los policías y de los civiles armados, se encontraban a la espera de que les entregaran el cuerpo. De lejos, los reporteros de 'nota roja' tomaban la fotografía del momento y registraban lo que sucedía.

Sin embargo, en las redes sociales ya se difundía un vídeo donde se ven los seis cuerpos de los policías estatales abatidos en la zona serrana de Zihuatanejo. Un vídeo que causó molestia para el gobierno estatal y por el que amenazó a los medios con usar medidas legales por la difusión del contenido.

En la escena, alguien toma el vídeo, en el que una voz de un hombre joven grita: «Esto es para que sepan, hijos de su puta madre, que aquí con El Cuarenta El chivo loco nadie se mete, bola de perros, aquí con nuestro cartel y a nuestros compañeros no se van a morir en vano. Y cuando entren, van a entrar a como salieron, hijos de su puta madre», en referencia a los 10 hombres que fueron abatidos unas horas antes en el punto de La Quebradora, en El Coacoyul.

Los cuerpos se ven inertes; el tipo se pasea entre ellos, se ve la masa cerebral de fuera, manchas de sangre, uniformes empapados de sangre. El sicario repite que es su territorio. Inentendible la escena, como si fuera una película snuff.

Para el viernes 20 ya había detenidos. Es Pedro Almazán Cervantes, secretario de Seguridad Pública quien da lectura de que ya se han aprehendido a los presuntos sicarios. Cuatro jóvenes, todos detenidos en una calle céntrica de Zihuatanejo, estaban armados y tomando bebidas alcohólicas.

«La Policía Estatal de la Coordinación Operativa de la región Costa Grande en coordinación con personal de la Unidad de Fuerzas Especiales de esta secretaría, aseguraron en una calle céntrica de Zihuatanejo a 4 integrantes del grupo delictivo que emboscó y dio muerte a nuestros elementos, cuando consumían bebidas embriagantes en la vía pública, mismos que al ser detenidos, portaban armas de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas, droga y equipo táctico diverso», dijo Almazán.

En las fotos, se muestra el arsenal y droga, marihuana en bolsas, así como los rostros de los jóvenes difuminados con negro.

Ese mismo día, en la Autopista del Sol, es perseguido por una camioneta con hombres armados, el candidato priista a diputado federal por el distrito 8, Edel Chona Morales. Sale ileso del ataque armado junto con sus acompañantes.

En Acapulco también roban documentos de la oficina de Quadratin Guerrero. Ricardo Castillo, director de esa agencia, señala que han robado los archivos de su escritorio. Pocas cosas de valor se llevan. No es un robo común, sucede en el contexto de una frenética y veraz cobertura que dieron medios nacionales e internacionales a los hechos de Zihuatanejo, que fueron la nota de la semana y justo cuando Astudillo Flores hace énfasis de que irá contra los medios que reprodujeron el vídeo del sicario defendiendo su plaza.

En el homenaje de los policías, Astudillo Flores promete que se ocupará de que los hijos de los policías tengan educación. Las viudas se desgarran en llanto. Previo a ese acto, en Acapulco, a unos metros de un sepelio de los policías caídos, se da una balacera. Quedan dos heridos.

Parecía que con la detención de los presuntos delincuentes, Astudillo hubiera demostrado que su policía es efectiva. Pero el sábado, la llamada a los reporteros de Zihuatanejo espantó la modorra y acudieron, casi somnolientos a la protesta de los familiares de los detenidos.

Mientras hacen las pancartas con la exigencia de libertad para sus hijos- sobrinos- hermanos, un policía pide que no se le tome foto; uno de los detenidos es su vecino. Son gente que vive el día, el aspecto los delata: usan chanclas, camisas deslavadas y celulares que no son caros. Trabajan para sobrevivir, como todos los que hacemos este país maltratado.

Una vecina nos cuenta que los hechos en El Coacoyul no son como dijo la policía estatal, no hubo tal enfrentamiento. Los presuntos delincuentes abatidos estaban sentados en una banqueta cuando llegaron a ejecutarlos. La balacera se hizo contra los sujetos, pero también había civiles cerca que corrieron a esconderse. De ahí, que los sicarios que asesinaron a los estatales les dieran el tiro de gracia, como éstos lo hicieron con sus compañeros. «Nuestros compañeros no se van a morir en vano…», decía la voz.

Los familiares de José Ángel y Fidel Ángel Ramírez Victoriano señalan que los estatales entraron a la casa a sacar a los muchachos en la colonia Vicente Guerrero, que Almazán Cervantes miente. Uno de ellos, acaba de terminar la carrera de enfermería; el otro estudia. Ambos hermanos apoyan a su padre que es promotor turístico en Playa Linda.

«Entraron golpeando, es mentira que los agarraron en el centro. Los estatales andaban cateando casas, a una vecina que estaba con su celular la golpearon bien feo; creyeron que estaba grabando. Y hasta un perro que tenían ahí los muchachos se robaron», aseguraron.

Los familiares nos piden a los reporteros ir a la marcha que harán por José Ángel y Fidel Ángel Ramírez Victoriano, Miguel Ángel Baltazar y José Iván Gómez Pérez.

Para la tarde, una veintena de vecinos y familiares de los jóvenes ya están casi listos en la plaza Libertad de Expresión. Entre los testimonios, cuentan que los jóvenes estaban en su casa cuando llegaron los estatales, que la aprehensión no fue a las 6:00 de la tarde sino a las 4:00, que fueron golpeados y torturados, incomunicados.

Uno de los presentes es Héctor Gómez, fundador del Movimiento de Regeneración Nacional en el puerto, va acompañado de Graciela Pérez Mendoza, también fundadora y militante, su esposa. Le pregunto qué ha pasado, qué opina. «Pues aquí, compañera, nos tocó ser afectados: se llevaron a mi hijo». José Iván Gómez Pérez estaba de descanso, trabaja como chef tipo B en el resort Pacífica. La tarde que lo detuvieron, había ido a visitar a la novia. Hasta la noche, la novia les habló para decirles que estaba ya en la PGR de Acapulco.

Cerca de las 6:00, sale el contingente, unas 100 personas se adueñan de las calles de Zihuatanejo ante la mirada de los que pasan, para informar de la detención arbitraria de sus hijos-sobrinos-primos-hermanos.

Van gritando: «Libertad.. libertad…» y hacen pase de lista de los muchachos, pero en lugar de decir presente, gritan: «Libres». Cerca de la glorieta de la Comisión Federal de Electricidad, el chofer de una combi pasa de lado tratando de evadir el contingente y casi arrollando a los manifestantes. Un reportero increpa al chofer, y luego pregunta si se exaltó de más. Pero no, la respuesta es no. Simplemente, los que observan, los que pasan a la carrera, evaden un problema que no es de ellos y por eso no se solidarizan, no entienden que los abusos van contra todos.

Al llegar a la subsede Zihuatanejo de la Procuraduría General de la República (PGR), los manifestantes le exigen a Astudillo que libere a los muchachos. Los hermanos de Miguel Ángel Baltazar relatan que éste se había ido a su casa a bañar, pues acababan de enterrar a la hermana que murió de una enfermedad terminal en el Instituto Mexicano del Seguro Social. Miguel Ángel, recién había regresado de Acapulco, vino para cuidar a la hermana en sus últimos días.

El mitin acaba con rostros llenos de lágrimas, personas que no entienden por qué les pasa esto, por qué sus familiares son acusados de un delito sin comprobar, por qué les pasa a ellos. No comprenden que, en este sistema, la guerra es contra los pobres y que en un gobierno incapaz de resolver la inseguridad se usan chivos expiatorios para justificar que no pueden contra el narcotráfico. Que, a 12 años de la guerra contra las drogas declarada por Felipe Calderón Hinojosa, sólo hay cadáveres y desaparecidos a lo largo y ancho de este país.

El hermano de Miguel Ángel nos pide que lo acompañemos a la casa de su hermano, se ubica en la colonia Vicente Guerrero en una de las partes más altas, es una colonia que en sucesivas ocasiones ha vivido atropellos por parte de la policía. A pesar de que ya está regularizada, los servicios no llegan totalmente. Un vecino de Miguel Ángel nos abre la casa, está en total desorden. La lavadora, la basura, la arena de los gatos, la ropa tirada. Revuelto el lugar. Acusan que los estatales golpearon a los jóvenes ahí, además de que amenazaron a los vecinos para que no dijeran nada. El vecino denuncia que su perro, un husky siberiano de tres meses de edad, estaba atado en la casa de sus vecinos. Los estatales se llevaron a los muchachos, dos garrafones y hasta al cachorro, del cual tiene papeles el dueño.

La vista desde lo más alto de esa colonia de gente trabajadora, es hermosa, se ve toda la bahía de Zihuatanejo, claro el paisaje, aunque en la realidad, los operativos del gobierno del orden y paz, sean turbios y dejen mucho qué desear.

COMPARTIR:

EnTwitter EnFacebook EnGoogle+
INDICE | siguiente

Ediciones anteriores

Close