Seguir:
FacebookTwitter

 

bala perdida

cultura

 

 

 

 

 

Este día cuando había luz madre me llamó náusea. Me das náuseas, dijo. Vi la ira en sus ojos. Me pregunto qué es una náusea.

Este día caía agua desde arriba. La oí por todas partes. La vi. Miré al suelo de la parte trasera desde la ventanita: chupaba el agua igual que labios sedientos. Bebió demasiado y se puso enfermo y todo marrón y blando. No me gustó.


. . . . . . . . . . . . . . . . . . SEGUIR LEYENDO


Nacido de
hombre y mujer

 

 

 

 

Mi único tema es lo que ya no está
Y mi obsesión se llama lo perdido
Mi punzante estribillo es nunca más
...

VER


Contraelegía

 

 

 

 

 

Al pie de la Biblia abierta –donde estaba señalado en rojo el versículo que lo explicaría todo– alineó las cartas: a su mujer, al juez, a los amigos. Después bebió el veneno y se acostó.

Nada. A la hora se levantó y miró el frasco. Sí, era el veneno.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . SEGUIR LEYENDO


El suicida