Seguir:
Facebook
Twitter

información

 

 

 


Radio XEUAG:
La voz del pueblo

 

Kau Sirenio

 

 

Víctor Wences en la cabina de Radio XEUAG. [Foto: Kau Sirenio]

 

 

 

En la frecuencia 840 de Amplitud Modulada (AM) y 90.7 de Frecuencia Modulada (FM), se oye el corrido de Genaro Vázquez Leyenda de fondo; después, viene la voz en off: “Estás escuchando, Radio Universidad Autónoma de Guerrero, XEUAG, la voz de los universitario”, así arranca Sergio Ocampo Arista su noticiero Tribuna Libre que lleva más de 20 años al aire.

A pesar de que Radio XEUAG ha buscado cumplir con la premisa de la información: educar, informar, entretener, es la única radio universitaria que no cuenta con permiso para operar, producir programas radiofónicos. Al contrario, se le ha perseguido. En sus 34 años no está reconocida ante el Instituto Federal de Telecomunicación.

De 7:00 a 9:00 de la mañana, Sergio interactúa con colonos, transportistas, amas de casa, políticos y empresarios. Unos llegan hasta la cabina, otros más lo hacen a través de llamadas telefónicas; todos opinan sobre temas sociales de Guerrero. No hay día en que no haya debate entre la población.

En Tribuna Libre hablan estudiantes, campesinos, maestros, universitarios, transportistas, amas de casas, médicos, policías, políticos de todos los partidos y religiosos; unos van a la cabina, otros vía telefónica, los radialistas denuncian a sus gobernantes, otros invitan a la marcha de protesta y unos que otros ingenuos felicitan a sus gobernantes.

La radio empezó a transmitir el 4 de mayo de 1982, en la época de José Enrique González Ruiz como rector de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro). Ese día, el Consejo Universitario aprobó la apertura de la Radio Universidad–Pueblo, ahora Radio Universidad Autónoma de Guerrero–XEUAG. Cuatro años después de engorrosos trámites en la Dirección General de Telecomunicaciones, sin una respuesta clara sobre la operación de la Radio, la UAG inició sus trasmisiones con recurso de juicio de garantías. Estrategia, diseñada desde la rectoría y el Consejo Universitario.

El primer programa de la radio musical que sirvió de arranque, después vino las noticias, para ese entonces Sergio conducía uno musical. “El primer programa que hice fue musical, en la noche; estaba menos expuesto a las broncas. En la segunda etapa, los noticiarios, y este programa en la mañana que lo inicio Eliseo Albures, Tribuna Libre, yo creo que nuestro fuerte siguen siendo los noticiarios”.

Egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, Sergio llegó a Chilpancingo en 1982 para que junto a Artemio Sevilla, Luis del Toro, Eduardo Villaseñor, Olga Alarcón, Neitzy Palmeira, fundar esta radiodifusora. Después llegaron Víctor Wences, Ismael Catalán, José Luis Méndez. En un periodo vinieron productores y productoras del entonces D. F. que luego se fueron.

Sus transmisores siempre fueron de tipo casero, herramienta que los ingenieros Eduardo Villaseñor Mercado y Artemio Sevilla Ortega diseñaban con lo que tenían a su alcance. Hasta la fecha no han mejorado sus equipos, siguen operando con las mismas herramientas, salvo que ahora está en internet, y en Frecuencia Modulada (FM).

Uno de los fundadores de la Radio-XEUAG es Sergio Ocampo Arista. En una plática de café él asegura que esta radio es el proyecto popular más importante de comunicación de Guerrero y tal vez del país.

Si te fijas, con toda la capacidad de las emisoras en México (tienen una logística muy buena) pero veo el caso de Carmen Aristegui cuando convocaron a la defensa de su espacio, la comunidad no participó. Aquí es diferente, porque la vinculación con el pueblo es real. Allá se maneja por consorcios radiofónicos que tienen un fin común: solamente la difusión de la noticia, los hechos. Y aquí es distinto, porque se trata de una difusión real: estamos donde están los problemas que aquejan a la sociedad, y eso nos hace diferentes. No hay ningún canal en el país que se parezca a nosotros. Radio UNAM tiene una trayectoria de una radio cultural. Radio Educación tiene lo suyo pero limitada porque depende del gobierno en turno. Por eso creo que la opción más clara que tiene la sociedad es a través de las radios universitarias populares, que al final podemos tener muchas fallas, pero es el único sector que tiene una vinculación real con la sociedad”.

Con 11 años de corresponsal del periódico de la Ciudad de México La Jornada, Sergio habla de todo: de la vida política de Guerrero, la masacre de campesinos en Aguas Blancas, la masacre de El Charco; del movimiento magisterial, estudiantil, de los campesinos, de las ejecuciones de los dirigentes sociales.

“Tal vez todas las emisoras abordan estos temas, pero no como se hace a través de la radio donde toman voz los que participan en estos hechos que se presentan”, explica.

El periodista que entrevistó al comandante Ramiro del Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI), no tan sólo habla de la política, sino que se detiene un rato, voltea a ver al director de Radio-XEUAG, Víctor Wences Martínez, antes de continuar y agrega: “Hemos sorteado situaciones de censura, hemos tratados con los compañeros, con la dirección acá con Víctor, para que entren todas las voces. La mejor cobertura que puede tener la radio son todas las voces”.

No hay día que no se escuche distintas voces en la radio, a pesar de lo cual los de tendencia oficialista la acusan de vocera de los movimientos sociales. Pero lo trabajadores rechazan ese mote.

“La radio no es militante de ni una corriente interna de Universidad, menos de partidos políticos, por eso sobrevivimos a los embates, porque somos una radio plural. Algunos de la sociedad se enojan de porque dejamos hablar al gobernador, a los diputados. Nos regañan al aire. Para que veas cómo está. Nuestros radioescuchas son los más enterados; si no lo hiciéramos así, estaríamos faltando a la verdad. Una cosa sí es que la radio nació de un proceso social, pues obvio que debería estar con los procesos sociales. Pero no se puede desvincular de una realidad”, se deslindan.

La precariedad con que opera la radio se deja ver desde sus micrófonos. La mayoría han sido donados por los radioescucha. En Radio UAG no hay circulación de dinero en efectivo. Su esencia radica en que no cobran las entrevistas; tampoco hay publicidad comercial.

La falta de financiamiento no representa obstáculo para que la radio haga buenas producciones. Hay programas producidos por los propios universitarios, de Ciencias de la Comunicación, Economía, Derecho, entre otros; además, productores independiente que se acercan a la radio con sus propios proyectos culturales.

En noviembre de 2015, el secretario general de Gobierno, Florencio Salazar Adame, encaró a Sergio Ocampo cuando el periodista conducía Tribuna Libre. Él lo recuerda así: “Me dicen: ‘oye, tú decías que es el político más inteligente del PRI’. Pues sí, y lo sigo pensado. Pero el hecho de que se presenten cosas… cuando irrumpió en la programación, él no dañó a la radio, sino dañó su imagen. Nosotros no, él se va ir. Nosotros nos quedamos. La radio va a seguir. Y no es la primera vez. Ha habido políticos que se presentan, o compañeros de la UAGro, o de otros sectores, y ahí se presenta la pluralidad de la Universidad, dijera, hiciera y deshiciera y es lo que más se puede valorar”.

Mientras organiza su barra programática, el director de la Radio XEUAG, Víctor Wences Martínez, platica con Trinchera en cabina

En la entrevista habla de todo. Rememora los primeros días de la radio, cuenta de lo difícil que ha sido para el colectivo cumplir con el papel de informar y difundir la cultura de Guerrero; cuando se le habla de persecución política de inmediato se adentra al tema.

“La radio ha pasado por varias etapas. Inició como proyecto bucanero, una propuesta impulsada desde la Universidad, con el apoyo de la población del estado. En esa etapa pionera, hubo mucha resistencia por las autoridades de los tres niveles de gobierno. En esos días, presionaron a la Universidad; inclusive, se persiguió la señal, con una interferencia pirata llamada portadores, que consiste en encimar a la señal de la radio otra señal, un generador de señal con más potencia para callar la voz universitaria que estuvo en varios lugares”, explica el director.

Agrega: “La premisa es garantizar la libertad de expresión; sobre todo, pugnamos porque en nuestra cobertura local se escuchen todas las voces. Hay que decirlo, es local. En un primer momento estuvimos en 800.40, ahora estamos en 90.7 FM, con lo cual buscamos garantizar el derecho social a la información. Aquí aún no se cobran convenios ni espacios comerciales. Aquí todos tienen resonancia en los micrófonos de radio universidad”.

Víctor coincide con Sergio Ocampo cuando habla de su auditorio, de las denuncias, la falta de apoyo a los damnificados, la falta de apoyo a sectores sociales, como a los maestros, a los estudiantes, a sus demandas sentidas y recientemente a los mineros, los mismos políticos, Ayotzinapa, entre otros casos también. Las mal llamadas minorías que tiene voz y presencia en radio universidad.

Hablar de XEUAG implica recorrer su historia, sus producciones, como la de Ismael Catalán, Platícame un Libro o Una vida en otra vida que el recién fallecido locutor hacía todos los días en la señal universitaria, sin que se les haga justicia, hasta ahora la radio no cuenta con permiso.

No se no ha hecho justicia –dice Víctor–. Hasta ahora no tenemos permiso; es curioso ver cómo a otras radios universitarias se les entreguen concesiones culturales. Ahí están las universidades como la del Estado de México, Hidalgo, Veracruz, recientemente a la Iberoamericana, que tienen los mejores transmisores, mejores equipos; recursos para transmitir en FM, cuando acá no tenemos permiso para trasmitir ni siquiera en AM.

Para Wences Martínez esto constituye una injusticia histórica, porque, por ejemplo, la Universidad Iberoamericana aún no tiene 15 años de operación, y ya les entregaron dos transmisores de FM con gran potencia.

En la frecuencia universitaria se escuchan programas bilingües en lenguas indígenas de Guerrero, lo mismo se oye canción en tu’un savi (mixteco), me’phaa (tlapaneco), nahua (náhuatl) o Ñomda (amusgo), muchas de esas producciones lo hacen promotores indígenas o universitarios.

Cuando Víctor fue director de Radio XEUAG por primera vez, se impulsaron espacios para los pueblos indígenas; en Chilpancingo, la única radio donde se transmiten programas hechos por indígenas, es la universitaria.

Durante la contingencia del huracán Ingrid y Manuel que afectó a Guerrero en septiembre de 2013, la radio universitaria se convirtió en espacio para la gente que buscaban a sus familiares. En los pasillos de la radio se instalaron los primeros centros de acopio. La administración de la universidad utilizó los micrófonos de la estación para organizar brigadas que llevaran ayuda a los damnificados.

La cobertura de la Radio Universidad abarca Chilpancingo, la zona centro, La Montaña Baja, Tixtla, Zitlala, Zumpango, Apango, Tierra Colorada, algunos municipios que colindan con la Costa Chica, y varias comunidades de Acapulco.

 

 

 

anterior - índice - siguiente

 

 

 

 

 

 

C O M E N T A R I O S