~

IGNOMINIA QUE OBLIGA A VER

A+
A-

Ayotzinapa se ha convertido en un símbolo que recorre el mundo en su ignominia, pero también en su posibilidad como punto de inflexión. Un símbolo que rebasa la empobrecida, pero aguerrida, escuela de normalistas del estado de Guerrero, para, tras un año, aparecer convertida en la más grande escuela de vida y dignidad, que reúne el dolor de un pueblo que ha sabido levantarse a luchar por sus hijos como un gigante. Interpela a todos y todas; interpela sobre todo al Estado, corrupto y autoritario que se desmorona desde hace años, y que ha impedido una y otra vez que se haga realidad la aspiración de la mayoría de la sociedad mexicana de abrir cauce a una transformación democrática y justa. Pero también interpela a las fuerzas políticas del país y, desgraciadamente, en particular a las izquierdas, algunas que están involucradas, otras que no atendieron las señales de alarma.

Ayotzinapa ha dejado en claro las responsabilidades fundamentales de un Estado que se ha descompuesto profundamente; que pierde constantemente soberanía ante el poder económico mundial; que se recrea en la corrupción; mercantiliza la vida, trabaja para los negocios privados; que es garante de la mentira y la impunidad.

Ayotzinapa, en efecto, hace ver la lista infame de agravios que ha sufrido México en las últimas décadas. Hace ver la ausencia de una transición a la democracia, que se vendió como discurso y unas cuantas canonjías a cambio de imponer el fraude. Hace ver a un régimen putrefacto que llega con cara de telenovela vulgar. Desnuda a la clase empresarial cada vez más ineficiente y dependiente, a la que las privatizaciones han encumbrado generando algunos de los hombres más ricos del mundo, mientras en el país aumenta la miseria, crece la falta de empleo y el trabajo existente extrema las condiciones de explotación, de los niños y las mujeres en particular, llegando en no pocos casos, al trabajo esclavo o semiesclavo.

Ayotzinapa permite volver a ver la tragedia de mujeres que sufren el acoso, la discriminación y el feminicidio. Hace ver la frustración de los jóvenes a los que se les niega el derecho a la educación y a un empleo bien remunerado, o niños que no conocen lo que es la infancia. Una población que crecientemente sostiene las finanzas del país con las remesas y la actividad del narcotráfico. Ayotzinapa ha vuelto a abrir los ojos de la nación para ver el dolor que recorre el país. Migrantes desaparecidos, niños muertos en la guardería ABC; miles de desaparecidos, más de cien mil muertos en algo que llaman, guerra contra el narcotráfico, mientras ese negocio crece exponencialmente. Ayotzinapa saca a la luz el imperio de la impunidad, la corrupción en todos los niveles de la administración y la alteración de las funciones del Estado gracias al imperio de los intereses privados y el deprecio al ámbito de lo común. Ayotzinapa hace ver que esto es resultado del capitalismo delincuencial que permite el draconiano modelo económico neoliberal que en México no se ha podido frenar.

Es por todo lo anterior, que Ayotzinapa ha sido la gran escuela que ha enseñado al país entero la profunda descomposición en la que se encuentra y quiénes son los responsables de tal desastre.

Ha enseñado en su lucha la firme determinación para detener la barbarie, pero también las enormes dificultades que existen en el país para conformar la fuerza capaz de logarlo.

Por otro lado, la fuerza que impide conocer la verdad y alcanzar la justicia es poderosa. Reúne no sólo a la clase política interesada sólo en que quede en el olvido, para que los obscuros negocios puedan seguir. También grandes intereses monetarios circulan en las entretelas del gran crimen de Iguala. Un entramado delincuencial que ha logrado someter a los poderes locales de una buena parte del territorio nacional; sobornar e imponer autoridades y jueces de todos los niveles, logrando que México sea el gran imperio de la impunidad.

 

Tomado del libro Faltan más 43 voces por Ayotzinapa, de la Sociedad de Estudiantes de El Colegio de México

 

*Investigadora del CEIICH de la UNAM

COMPARTIR:

EnTwitter EnFacebook EnGoogle+
INDICE | siguiente

Ediciones anteriores

Close