PRIMER DIA DEL AÑO

A+
A-

La casa estaba limpia a primera hora de la mañana, antes que mi hermano saliera al mar. Las copas brillaban en el fregadero escurriendo también de buenos deseos de ayer. Uno piensa que el primer día se sentirá distinto, que habrá algo que anuncie lo que comienza.

Al despertar volvemos a nacer. Esta mañana es igual a las otras. Salvo que anoche la gente se vistió lo mejor que pudo, comió lo mejor que pudo y pensó lo mejor que pudo sobre los demás.

Hubo treguas en miles de cocinas, disputas aplazadas, porque hay tanto que despedir y tanto que pensar bien de lo que no inicia. Podríamos brindar cada mañana. Pensar en el día que comienza. Gente que dejaremos de ver, gente nueva que llegará a casa, escuchará nuestros discos, comerá la sal de nuestra comida, alabará el pan o el café o el licor; gente que nos amará por cómo somos, gente que estará en nuestra cama y sentiremos que el mal puede esperar, que los fines de todo, del día, del año, de la vida pueden esperar.

Descubriremos nuevas maneras del beso, y nos arrojaremos al amor como mi hermano al mar. Este día que recién comienza puede hacer comenzar.

COMPARTIR:

EnTwitter EnFacebook EnGoogle+
anterior | INDICE
ver suplemento

Ediciones anteriores

Close