Información
Nuevo gobierno de Acapulco:

AÚN NO SE ASOMA LA TRANSFORMACIÓN

Adela Román. La misma cultura política. [Foto: Yener Santos]

A+
A-

Acapulco se encuentra en un estado de emergencia, alertó en su toma de protesta la presidenta municipal, Adela Román Ocampo. Y nadie de los que escucharon (y los que después leyeron) su advertencia entendió el verdadero significado. Creyeron que era una más de sus descalificaciones al gobierno saliente del perredista Evodio Velásquez Aguirre. La comprendieron 26 días después, cuando en lo que va de su gobierno ya sumaban 66 asesinatos, entre ellos, un periodista y un connotado empresario.

El gobierno de Adela, quien llegó por Morena, un partido nuevo que prometió el cambio y la Cuarta Transformación en el país, comenzó mal. Desde la toma de protesta, que no fue «nada diferente ni inédito a la de otros procesos», según se leyó en las crónicas que dieron cuenta del evento.

«Nuestro bello puerto se encuentra en un estado de emergencia, tal vez como nunca antes, y esto me obliga a hablarles con la verdad que, aunque duela, es el único camino para recuperar la paz, el progreso y el bienestar para todas nuestras familias», dijo entonces, cuando muchos todavía creían que sólo por venir de un partido «distinto» a los que han gobernado Acapulco, podría resolver uno de los problemas que más preocupa a los acapulqueños: la violencia.

Sin embargo, el gobierno de Adela Román ha venido a confirmar que no basta el cambio de partido en el gobierno para resolver los problemas que afectan a la sociedad. Hace falta mucho más, que es obvio que ni Adela ni Morena tienen.

En los primeros 26 días de su Gobierno la violencia se acentuó en las calles, en las colonias y en las zonas turísticas y céntricas de Acapulco, menos en el círculo cercano de la alcaldesa, quien desde los primeros días de su administración se hizo resguardar por efectivos de la marina y recibió una camioneta blindada del gobernador Héctor Astudillo Flores, dando al traste con la postura del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, quien rechazó la vigilancia del Estado Mayor Presidencial.

Y mientras la alcaldesa se desplaza fuertemente vigilada, sin que se vislumbre una actitud distinta a los alcaldes de los partidos que ya gobernaron en las administraciones anteriores, en los primeros días de su administración, 13 de los 66 asesinatos ocurridos hasta el 26 de octubre, fueron mujeres; otro, el de un periodista y uno más en de un empresario.

Además, ocurrieron al menos ocho ‘levantones’ de mujeres, las cuales al cierre de la edición seguían desaparecidas. Asimismo, el rector de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG), Javier Saldaña Almazán, denunció seis intentos de ‘levantones’ a jóvenes universitarias de Derecho, Medicina y Enfermería; también se denunciaron al menos dos secuestros y dos incendios de vehículos.

Cinco días antes de que la presidenta municipal de Morena asumiera el cargo, el 25 de septiembre, unos 100 efectivos de la Marina tomaron la Secretaría de Seguridad Pública municipal, desarmaron a los policías municipales y detuvieron a dos mandos de la corporación acusados de homicidio, en una operación respaldada por unos 250 soldados, policías estatales y ministeriales.

En un boletín de prensa ese mismo día, el Grupo de Coordinación Guerrero informó que la seguridad y protección de los ciudadanos quedaría a cargo de la Secretaría de Seguridad Pública del estado, con el respaldo de la Sedena, la Semar y la Policía Federal.

A mediados de octubre, el gobernador Héctor Astudillo Flores declaró que ya era tiempo que el Ayuntamiento se responsabilizara de la Policía municipal, pues a casi un mes de que las fuerzas federales asumieron el control de la seguridad, la Secretaría de Seguridad Pública municipal seguía tomada por la Marina y el Ejército, mientras que los policías municipales seguían desarmados, aunque algunos salen a la calles a trabajar, pero la mayoría siguen encuartelados.

De los crímenes de alto impacto ocurridos en Acapulco, está el de la oftalmóloga jubilada del IMSS Reyna Valenzo Pérez, perpetrado el 12 de octubre. La profesionista fue asesinada a balazos adentro de su automóvil en la colonia Leonardo Rodríguez Alcaide.

Apenas tres días después, fue asesinada la maestra Itzel Vega, quien fue encontrada asesinada a balazos en un lote baldío de la colonia La Bocana, cerca del Fraccionamiento Magallanes. Días antes, sus familiares habían presentado una denuncia ante el Ministerio Público por desaparición involuntaria de personas.

Cimbró también a los acapulqueños el hallazgo de una cabeza de mujer el 30 de septiembre en la calle Campeche, de la colonia Progreso, mientras que un día antes una mujer embarazada fue asesinada a balazos, junto a su pareja, en la colonia La Garita.

El 27 de septiembre otra mujer fue asesinada a balazos adentro de un bar de El Zócalo junto a su pareja y el 1 de octubre otra dama fue ejecutada en la colonia Centro. Cinco días después, una vendedora fue acribillada también en el centro del puerto. Asimismo, el 10 de octubre, una egresada de la escuela IIEPA fue asesinada a balazos en Ciudad Renacimiento.

La violencia alcanzó, incluso, la zona turística, que es la más cuidada por los tres órdenes de gobierno, para no afectar la afluencia de visitantes. El 27 de septiembre, una pareja fue acribillada a balazos adentro de un bar del zócalo, y al otro día un hombre resultó herido en un ataque al club nocturno Lips, ubicado a un costado de la Universidad Americana.

A su vez, el 5 de octubre, hombres armados atacaron a balazos dos bares, Stress y Musas, donde un guardia de seguridad, que estudiaba en la UAG, murió y otro hombre resultó herido.

Las víctimas en Acapulco las ponen todos los sectores. El 13 de octubre, un trabajador de una funeraria fue atacado a balazos en la avenida Costera, frente al hotel Las Hamacas, y al otro día dos albañiles fueron asesinados a balazos en la playa de Caleta.

Asimismo, dentro del ambiente de violencia que azota al puerto han sido atacados sitios de taxis, en los que han muerto trabajadores del volante.

El 8 de octubre, hombres armados atacaron a balazos el sitio de taxis ubicado en uno de los accesos a la plaza Galerías Acapulco, en la avenida Wilfrido Massieu, en donde un taxista murió.

Ante el incremento de la violencia, no se vislumbra ninguna operación para proteger a los acapulqueños; por el contrario, resulta evidente que la población está desprotegida y por tanto los llamados «crímenes de alto impacto» siguen a la alza.

La noche del 24 de octubre, el locutor y jefe del departamento Técnico de Producción de Radio y Televisión de Guerrero (RTG), Gabriel Soriano Kuri, fue asesinado a balazos cuando circulaba en una camioneta de la televisora en la glorieta de Puerto Marqués.

El trabajador de RTG regresaba de ‘cubrir’ el informe regional del gobernador Héctor Astudillo Flores en ese puerto.

Dos noches después, el 26 de octubre fue también asesinado el empresario César Zambrano cuando llegaba a su casa en la avenida principal de la colonia Morelos, en el lugar conocido como El Mirador. Un informe oficial refirió que hombres armados dispararon contra el empresario y que su objetivo era robarle la camioneta, sin dar más detalles, pero no había más detalles al cierre de la edición.

En este mar de muertos navega bamboleante la administración de Adela Román Ocampo, la primera presidente municipal que llega la cargo por elección, postulada por un partido nuevo, Morena, el cual prometió cambiar el estilo de gobernar de los políticos tradicionales, priorizar la solución de los problemas que afectan a los ciudadanos y no llegar a beneficiarse del cargo y del poder.

Sin embargo, al menos en Acapulco, en el estilo del gobierno de Morena, desde la toma de protesta, no se mira nada diferente ni inédito con relación a los alcaldes anteriores de otros partidos.

El ostentoso operativo de la Marina que protege a la presidenta ofende a los familiares de las víctimas que día a día van cayendo por la omisión de un gobierno que si bien no es del todo responsable sí tiene la responsabilidad constitucional de prevenir los delitos.

COMPARTIR:

EnTwitter EnFacebook EnGoogle+
INDICE | siguiente

Ediciones anteriores

Close