Información

HAY QUE RESCATAR A CHILPANCINGO: ERIKA SALGADO

Erika Salgado. Empresa complicada. [Foto: Trinchera]

A+
A-

Erika Salgado titubea. Después de un prolongado diálogo fluido, con respuestas a botepronto, seguras, duda un poco.

–Como presidenta municipal, ¿cuánto necesitarías para vivir?

–Lo necesario para vivir honestamente… yo soy ciudadana… ahorita, yo trabajo, tengo una plaza federal en la Secretaría de Salud; no es un salario… que a comparación del ayuntamiento, que son muy bajos, es un poco más elevado porque es una plaza federal, pero aun así no alcanza.

La plática con Erika Salgado García, candidata del Partido Encuentro Social (PES) a presidenta municipal de Chilpancingo, se aproximaba a los 40 minutos. Durante este tiempo, se habían abordado temas que van desde sus creencias y su ideología, hasta sus proyectos para la capital de Guerrero y sus expectativas electorales. Hasta ese momento, la joven candidata se desenvolvió con seguridad, contestó sin demora todas las preguntas que se le fueron planteando. Pero al tocar el tema –en el cierre de la entrevista – del sueldo que cobraría en caso de ser presidenta municipal, se atoró un poco y evadió dar una respuesta puntual.

Para adentrarme al tema de las percepciones salariales, le pregunto su opinión acerca de los altos emolumentos de los gobernantes y los funcionarios de primer nivel:

–México es un país con gobiernos ricos y pueblo pobre. ¿Qué opinas de los elevados salarios de la alta burocracia? ¿Qué harías respecto a eso? Porque aparte de que tienen sueldos elevados, se roban mucho dinero y se pagan ellos mismos muchas comisiones y gastos, a cargo del erario. ¿Vas a mantener el sueldo que actualmente tiene el presidente municipal?

La respuesta llega de inmediato, tajante:

–No. De entrada predicar con el ejemplo. No salgo de las siglas de Morena, salgo de la siglas de Encuentro Social, pero haciendo honor a los principios y valores, y al pacto de «no mentir, no robar y no traicionar» de Andrés Manuel. Yo me bajo el sueldo a la mitad; creo que es suficiente para tener una vida digna; es suficiente para vivir en paz. Y también (bajar el sueldo) de los altos funcionarios y apostarle a la profesionalización de todos los trabajadores, porque están ganando una miseria. Hay trabajadores del ayuntamiento que ganan 700 pesos a la quincena. Y no puede haber gobierno rico con pueblo pobre.

–¿Cuál es el sueldo del presidente municipal en este momento?

–No tengo la certeza; sé que los regidores están ganando, con todas sus prestaciones y comisiones, cerca de 60 mil pesos mensuales. Entonces, el presidente ha de ganar, fácil, lo doble o lo triple. Y eso es una burla, para todo lo que está sucediendo en Chilpancingo. La mitad del sueldo que yo no perciba será destinado con toda claridad y toda transparencia para un programa emergente haciendo honor a la palabra de Andrés Manuel: primero los pobres.

Entones le deslizo la pregunta incómoda.

–Como presidenta municipal, ¿cuánto necesitarías para vivir?

–Lo necesario para vivir honestamente… yo soy ciudadana… ahorita, yo trabajo, tengo una plaza federal en la Secretaría de Salud; no es un salario… que a comparación del ayuntamiento, que son muy bajos, es un poco más elevado porque es una plaza federal, pero aun así no alcanza. Porque con 500 pesos no compras nada ni en el mercado central. Necesitas llevar mil pesos. Y eso nada más para medio comer. Se necesitan tres salarios como los de la Secretaría de Salud, para medio comer. Entones, así de rápido te diría: necesitas dos salarios de lo que yo estoy ganando. Lo suficiente para tener una vida tranquila, no con lujos, no con gastos extras que no sea comer y los pasajes para ir a trabajar.

La candidata del PES llegó después que yo a la cita en el café 3 Cerros, del centro de la ciudad; entró acompañada por una mujer de mediana edad. No tuvo problema para identificarme. A esa hora de la mañana, yo era el único cliente en el lugar. Para mí fue inconfundible. Ya había visto su foto en un semanario de reciente creación y se presentó con su uniforme de campaña: una playera tipo polo en cuya blancura resaltaban las imágenes roja, morada y azul del emblema del PES.

Tras los saludos y una breve charla para romper el hielo, le pregunto qué la motiva a buscar la presidencia municipal de Chilpancingo, con toda la problemática que trae encima desde hace más de una década, cuando empezaron a aparecer por las noches lo hombres de negro.

Sin dilación, me contesta que la impulsa su origen chilpancingueño y su pertenencia a unas de las familias tradicionales, fundadoras, de la capital guerrerense, García y Adame. «Los papás de mis abuelos fueron revolucionarios, fueron caudillos que le dieron patria y libertad a esta nación», se enorgullece.

Y complementa: «Estoy impregnada, pues, de la historia, de las tradiciones. Y hay que rescatar Chilpancingo de esa situación que nos ha dejado ese mal gobierno de más de 80 años, que es el PRI. No podemos seguir así. No podemos seguir agachados. No podemos seguir teniendo miedo».

Su visión del papel que ha jugado el PRI desde su creación en la capital guerrerense, lo resume en que es un partido que se ha perpetrado en el poder y ha engañado al pueblo con obras como la pavimentación de calles, el alumbrado, entre otras, que son parte de su obligación como administradores de la vida pública y los recursos públicos. Dice que eso la población lo aprobó, pero que en algún momento «se acentuó en la clase política la perversidad y sólo buscan el poder para vivir en el lujo, el creerse dueños, el creerse amos».

Remata: «Hoy, la mayoría de los priistas jóvenes son arrogantes, prepotentes, adinerados, y no están preparados ni tienen vocación de servicio».

–¿Crees que el PRI nunca ha hecho buen papel en Chilpancingo?

–No. Ahí están los resultados. Si hubieran hecho un buen papel no tuviéramos la capital que tenemos.

De 35 años de edad, Erika Salgado estudió Derecho en el Instituto de Montserrat, de Chilpancingo, y un posgrado en la Universidad Iberoamericana, de la Ciudad de México, becada. En el 2015 participó en la elección para el ayuntamiento de Chilpancingo como candidata a síndica por la coalición PRD-PT. Actualmente ocupa una plaza federal en la Secretaría de Salud.

A media taza de café y con los molletes enfriándose sobre la mesa, le pregunto en qué punto de la geometría ideológica se ubica.

–En la ideología del rescate de los principios y valores –responde sin pensarlo mucho–, en trabajar para construir un Chilpancingo mejor.

–¿Eso dónde lo ubicas, izquierda, centro o derecha?

–Nunca me he evaluado así, pero estudiando mi pensamiento creo que siempre he sido de izquierda. Sin embargo creo que hay un error al creer que la izquierda es irracional, que la izquierda es radical, porque… yo siempre he estado en contra de la injusticia; es lo que me ha movido: la injusticia, el abuso de las clases vulnerables, porque yo de ahí vengo. Vengo de una familia que a base de esfuerzo se coloca en la clase media. Y yo parto de esa clase media y sé lo que significa ser de izquierda. Entonces creo que hay una idea muy equivocada de que la izquierda es radical y la derecha es conservadora. Yo creo que los principios y valores y las tradiciones te permiten tener un espíritu fortalecido y te permite construir en base a… yo no lo quiero llamar principios conservadores, sino librepensadores. Yo me considero como una librepensadora y una luchadora social. Si eso me encaja en la izquierda, sí soy de izquierda. Pero también tengo principios y valores y también considero que es el momento de hacer el bien. Y si eso de hacer el bien y manejarse con honestidad significa ser de derecha, entonces creo que hay malas definiciones de conceptos. Creo que está mal enfocada la derecha y también la izquierda. Es el momento de que todos los humanos no nos pongamos distinciones ni nos pongamos colores, sino que hagamos un llamado a la humanidad, en el sentido nato de ser humano y regresemos a la armonía y a la paz.

–Te lo pregunto porque te postulas por el PES, un partido considerado de derecha, ¿tú eres militante de Encuentro Social o sólo te acogiste a sus siglas para esta coyuntura?

–Ahorita el presidente nacional de Encuentro Social, Hugo Erik (Flores Cervantes), está haciendo plataformas, foros nacionales, explicando precisamente la pregunta que me acabas de hacer, porque es la idea que se tenía. Yo te lo aclaro: Encuentro Social es un partido incluyente respetuoso, de librepensadores, que construye Hugo Erik con una red de cristianos. Y se rige bajo los principios y valores universales, como el amor, la igualdad, la honestidad, la verdad el honor, el bien (…) y su pilar es la familia. Encuentro Social le apuesta al fortalecimiento de papá y mamá en todos los sentidos: espiritual, mental y material.

Y ataja: «Yo no le veo nada de ultraderecha».

–Se le clasifica así porque rechaza las ideas consideradas progresistas, como la diversidad sexual, la legalización del aborto, la legalización de la mariguana, el matrimonio entre personas del mismo sexo, entre otras.

–Es un mito, no las rechaza. Ahorita hay una campaña de explicación por los señalamientos que le han hecho a Encuentro Social, que yo creo más bien es el miedo de muchos por el crecimiento de un partido innovador, de un partido en equilibrio, de un partido que le apuesta en primer lugar a los valores y los principios, a reconstruir el tejido social desde raíz.

La abanderada pesista se pone de ejemplo para contrarrestar la idea de que el partido que defiende en este proceso electoral: «Y la prueba es que a mí me sacaron de candidata; yo soy libre pensadora, yo me considero de izquierda, yo soy progresista».

–¿Profesas alguna religión?

–No. Yo creo que todos somos hermanos por el simple hecho de ser humanos; y por el simple hecho de haber nacido tenemos derecho a todo.

–¿Crees en dios?

–Yo sí. Creo mucho en esa fuerza divina; mi vida es muestra de eso. Yo creo que cuando haces el bien, esa fuerza, como le llames… porque al final el amor divino es de todos y para todos y no hay alguien de que diga el amor es nada mas para mí; es universal.

–Dime tres cosas por las que los ciudadanos tendrían que votar por ti.

–Porque de entrada no soy política, soy una ciudadana más; estoy preparada, una preparación que ha sido siempre en base a becas con eso digo que soy un ejemplo de constancia y disciplina y de compromiso; y que soy incluyente. Estoy subiendo a plataforma a ciudadanos, no estamos construyendo con amigos, compadres, parientes, novios y todo lo clásico. Nosotros estamos rompiendo con todo eso, traemos una idea progresista. Creemos en la innovación, creemos en la necesidad de avanzar. Y nosotros hacemos honor a los principios de no mentir no robar no traicionar. Nosotros sí los hacemos valer.

–Tres cosas concretas que le darías a Chilpancingo si fueras presidenta municipal.

–Transparencia y ejecución real, como obligación no como promesa de campaña, de los servicios de calidad. Recuperación de la cultura, porque esa es la esencia de Chilpancingo, y cultura incluyendo la educación, la reeducación de la colectividad de Chilpancingo (…) El medioambiente, que incluya la basura. Pero no tan sólo eso; volver a hacer contacto con la naturaleza en todos los sentidos, en todas las vertientes que implica el medioambiente (…) Y el deporte, no sólo en infraestructura, sino en el acompañamiento de todos los talentos para que tengan la fortaleza de salir a seguir participando. Y un cuarto, que es muy importante, la industrialización de Chilpancingo, apuntalarle a la producción porque no tenemos. Tenemos todo para hacer de Chilpancingo una capital productiva y exportadora de sus productos y de sus talentos.

–El asunto de la inseguridad, ¿cómo lo enfrentarías, porque parece muy difícil?

–La inseguridad es el resultado de no haber realizado trabajos de prevención; de no desarrollo económico y no desarrollo social: infraestructura, los servicios, cultura, deporte, medioambiente, empleo, proyectos productivos. Si tú das todos estos resultados, mantienes la mente ocupada, mantienes el tiempo ocupado, y la gente al verse retribuida no tiene la necesidad de hace daño.

COMPARTIR:

EnTwitter EnFacebook EnGoogle+
anterior | INDICE | siguiente

Ediciones anteriores

Close