Información
AMLO en Guerrero:

ENTRE LA EFERVESCENCIA Y EL DIVISIONISMO

El efecto AMLO. Señales encontradas. [Foto: Yener Santos]

A+
A-

Jueves 7 de junio, 12:00 del día, Tlapa; 4:00 de la tarde, Chilapa; 8:00 de la noche, Chilpancingo. El candidato por la presidencia de México Andrés Manuel López Obrador planificó y cumplió una gira en estos tres municipios. Y en los tres lo recibieron con euforia… pero también con un visible divisionismo interno entre los partidos de la coalición Juntos Haremos Historia​, conformada por los partidos Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Partido Encuentro Social (PES) y Partido del Trabajo (PT).

En esta gira del puntero de la carrera presidencial, Morena mostró el musculo electoral en Guerrero, pero también dejó ver el descontentó que existe entre los seguidores de la candidata a la alcaldía de Chilpancingo por el PT, María Eugenia Salgado Guzmán, con los militantes de Morena.

Ese mismo día, la exlíder de la policía comunitaria de Olinalá, Nestora Salgado, reapareció en la entidad, luego de que el Tribunal Superior de Justicia de Guerrero diera entrada a cinco apelaciones de la Fiscalía General del Estado (FGE) por la libertad que obtuvo Nestora en marzo de 2016, y días después el mismo Tribunal suspendió las audiencias programadas en este mes de junio contra Salgado García.

La violencia, inseguridad y el terror que se vive en Chilapa cedió la plaza al candidato López Obrador. Y ahí, ante más de cuatro mil personas que acudieron al mitin, el aspirante expresó: «Mucha violencia, y quería yo, dar la cara aquí con ustedes en Chilapa».

Ese jueves pozolero, la ciudad de Chilapa, una vez más fue blindada por el Ejército mexicano, la Policía Federal, la policía del estado y elementos de la policía municipal. El candidato arribó por la calle Revolución, esquina con Constitución resguardado por Policías estatales y municipales.

En su discurso, El Peje prometió un diálogo por la paz, y sin mencionar el nombre del obispo Salvador Rangel, que ha declarado en distintas ocasiones haber sostenido reuniones con líderes del narcotráfico, López Obrador reconoció el trabajo que realiza la iglesia católica.

«Tenemos ya que atender las causas; aquí en Chilapa, la iglesia católica ha hecho una muy buena labor y estoy seguro que las iglesias evangélicas también. Nos vamos a poner de acuerdo con religiosos, padres de familia, maestros; vamos a convocar a todos a un diálogo por la paz, en Chilapa y en Guerrero», prometió.

Chilapa, uno de los municipios más violentos e inseguros del país debido a que desde el 2014 dos grupos delictivos, Los Ardillos y Los Rojos, se disputan la plaza y, donde en el 2017 se contaron 223 asesinatos atribuidos a la delincuencia, así como en lo que va del 2018 se reportan más de 57 asesinatos, el candidato presidencial de Morena, reiteró: «Vamos a enfrentar el problema de la mejor manera posible; no queremos más homicidios, más violencia. Es terrible lo que está sucediendo en Guerrero y en el país. Ya necesitamos la paz, y debemos hacer un esfuerzo con ese propósito».

Horas antes, en Tlapa, un grupo de policías de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria (CRAC-PC) de Olinala, manifestaron su apoyo a López Obrador. Y a la candidata al Senado Nestora Salgado le dieron su respaldo ante las acusaciones de secuestradora que le ha hecho en candidato del PRI, José Antonio Meade.

En la misma ciudad de Tlapa, zona de la Montaña alta de Guerrero, Andrés Manuel López Obrador, ofreció un plan de desarrollo principalmente para los jóvenes, de quienes dijo es la zona más pobre del estado.

En su discurso se dirigió hacia los dirigentes de los tres partidos (Morena, PES y PT), y les dijo: «Dejen el sectarismo, recuerden que la patria es primero. Pero se los dejo su criterio».

Fue en Tlapa y en Chilpancingo donde los militantes de Morena y seguidores de los candidatos del PT mostraron su divisionismo, debido a que a escala local no se logró la unidad para ir juntos en las alcaldías y diputaciones locales.

En Tlapa, los primeros en llegar al zócalo, donde se realizó el mitin de Obrador, fueron los de Morena, y se apoderaron de los mejores espacios e impedían el acceso a los seguidores del PT y el PES. Con vallas humanas conformadas por brazos entrelazados, los morenistas no permitieron que los seguidores del PT se acercaran a López Obrador.

Cuando López Obrador se refería al ajuste de cuentas de los políticos, militantes de Morena empezaron a gritar el nombre de Victoriano Wences, candidato del PT a la presidencia municipal de Tlapa. Entonces, Obrador atajó: «Dejen a Wences, estamos hablando de otras cosas. ¿Por qué tanto pleito aquí? ¿Quieren que hable de él?».

Luego prosiguió: «Nos están aplastando a todos parejo; si nos dividimos le hacemos el juego a la mafia del poder (…) en otras partes se logró la unidad, en la Coalición, pero no en todos. Entonces, no puedo mencionarlos. Ahí se los dejo a su criterio, y les pido a los líderes que dejen el sectarismo, que recuerden que la patria es primero».

En la capital de Guerrero, seguidores del PT arribaron desde muy temprano al zócalo y también intentaron apoderarse de un templete para colocar lonas de sus candidatos, los hermanos Servando y María Eugenia Salgado Guzmán.

Los del PT y Morena discutieron en tono ríspido casi todo el día. Alrededor de las 8:40 de la noche, en medio de su discurso, López Obrador preguntó: «¿Aquí van unidos Morena, el PT y el PES? La respuesta de los asistentes fue un “¡no!”, y el candidato respondió: «Entonces no voy a mencionar a ningún candidato, para que aprendan. Tengan para que aprendan, a estar unidos».

Los seguidores del PT, en su mayoría transportistas de Chilpancingo, lanzaban porras a sus candidatos. Fue ahí cuando Obrador dijo: «Ahí está, miren, ésa es la expresión. No, no es el PT, es todo el pueblo de México. Necesitamos la unidad. Bienvenidos de todos los partidos, todas las organizaciones sociales. Este es un movimiento amplio, plural, incluyente, de todas las clases sociales, de todos los sectores. Hay indígenas, campesinos, obreros, maestros, clases medias, comerciantes, empresarios; millones de católicos, evangélicos; de todas las denominaciones, millones de librepensadores».

Obrador se marchó de esta zona de Guerrero con la promesa de regresar como presidente electo, y dio su palabra de regresar a Guerrero cada seis meses ya como presidente de México, para presentar un plan de desarrollo integral para cada una de las regiones de la entidad.

COMPARTIR:

EnTwitter EnFacebook EnGoogle+
INDICE | siguiente

Ediciones anteriores

Close