S U P L E M E N T O

Número 29. Año I. 5 de febrero de 2018. Cuajinicuilapa de Santamaría, Gro.

Suplemento de antropofagia cultural, etnicitaria para afroindios y
no-afroindios de Guerrero y de Oaxaca, y de todo el universo oscuro.

A+
A-

Compreme una negra
Entre bozal y ladina
Sin ninguna tacha en cuerpo y alma,
De tierra de Angola:
313 pesos oro común.
Veinticuatro años ha.
Nombre, no direlo.

 

Pinche mulata cabrona,
No me diste chocolate
Con tus bellos y pelusas
—Como se usa—,
Pero adoro tus dislates
Y tus trazas de lechuza
Cuando lo usas como lo usas.

 

Yo no como chile’monte
Mas me gusta el gitomate.
Por ahí dicen que tú dices
Tenés el perico cuate.
A mí no me andés con palabra’:
Dámelo a que lo maltrate.

 

Ya no te quiero, ya no,
porque eres muy tracalista:
a todos decís que sí,
cargás muy larga la lista;
querés que todos te arropen
y que nadie te desvista.
Ven, mírame y no me toques,
cara de mona ’e revista.

 

No eres congolesa
Mas no veo mal
Que en algún congal
Se te escueza
El lindo tamal
Que arremeda tu cabeza
Si no me le besas.

 

Yo sí te quiero, mi amor,
aunque seas como la cera,
te derritás con el sol
y te pegués con cualqu’era.
Podés andar con don Juan,
con que sea con disimulo:
No acaba la boca un beso,
ni una picadita el culo.

 

¡Lástima, cuando yo muera!
Tanto que el mundo me cuadra;
la música me enternece,
la conversación me enfada.
Sólo dormir en tus brazos
me sienta, en la madrugada.

 

Acuoso trueno y tempestad de agua/ el agua misma renaciendo/ hojas de agua desluciéndose/ muros de agua en agua convirtiéndose/ agua dura en suavidad tan tierna/ tanta ternura de agua enterneciendo
Agua entera que se recompone/ hacia su propia fuente desnudada/ hacia la muerte nueva donde mana/ este cuerpo cristalino de agua renaciente/ este cuerpo de agua transparente/ alumbrada por su propia alma de agua

 

Yo sí te quiero, morena,
y con gusto te mantengo,
menos que comás zacate,
porque ni terreno tengo.
¿Despreciarte? ¡De pendejo!,
si me gusta tu sabor:
lo que tenés en el centro,
por ser negro, es lo mejor.

 

Recibe, negra, estos versos mal trovados
que te dirijo como único recuerdo;
llevan en ellos sentimientos delicados
de un tierno amor que te acaricia tierno.

 

A soñar he venido
A nacer en tu sueño nací
A vivir en tu vida
Aquí, en la tierra.

 

A vivir he venido…

COMPARTIR:

EnTwitter EnFacebook EnGoogle+
Versión PDF
Ediciones anteriores:

Ediciones anteriores

Close